¡Quiero un piercing!

 

Aunque los ritos de perforación vienen practicándose en muchas culturas del mundo desde hace siglos, en los últimos años la moda del piercing se ha extendido enormemente en los países occidentales, hasta convertirse en un elemento estético de uso frecuente.

 

Si estás pensando en hacerte uno, te recomendamos en no caer en el error habitual de los que piensan que es algo sencillo que incluso puede hacer uno mismo. Una perforación, por pequeña que sea, afecta directamente a nuestro cuerpo, y es importante tomar unas medidas de seguridad e higiene que evite complicaciones posteriores.

 

 

En The Inker, te proponemos que sigas estos 5 consejos para colocar tu piercing con seguridad:

  1. Elige un centro especializado, que cuente con profesionales experimentados en este tipo de intervenciones, y disponga del material y las medidas higiénicas necesarias. El estudio de piercing debe contar con su propio esterilizador para las piezas a incorporar, y el material (agujas, guantes de latex, mascarillas…) debe ser desechable.
  2. Acude un Centro legalmente establecido, ya que en las mayoría de las Comunidades Autónomas están obligados a cumplir una estricta normativa sanitaria para desarrollar esta actividad, y están sometidos a inspecciones periódicas de control.
  3. Elige una pieza de calidad y fabricada en materiales hipoalérgicos, como el titanio puro certificado. Te recomendamos que no ahorres en esto. Materiales más baratos como el acero común, la plata o el plástico, frecuentemente provocan infecciones o alergias. Asegúrate también que la pieza tenga un buen acabado, sin fisuras o superficies irregulares, porque en estas se pueden acumular bacterias que acaben creando una infección.
  4. Decide cuidadosamente la zona en donde colocar la pieza, o pide consejo a los profesionales. Elige una zona de piel sana, sin rozadoras, quemaduras o síntomas de enfermedades dermatológicas. Las zonas con mucosa (genitales, boca, nariz, lengua…) son más sensibles a las infecciones y habrá que llevar un mayor cuidado.
  5. Controla y cuida tu piercing en los meses posteriores. Sigue lo consejos de los profesionales para su cuidado y controla su evolución. Al primer síntoma de enrojecimiento, picor o inflamación es aconsejable acudir al médico para que revise el proceso de cicatrización.

 

Si sigues estos consejos estamos convencidos que tu piercing será una buena experiencia que recordar.

En The Inker Studio solo perforamos con materiales de alta calidad, y como Centro especializado, contamos con las máximas medidas higiénicas y los mejores profesionales para que disfrutes de tu piercing.

¡Te esperamos!

www.theinker.com